¡Historia de la cachimba y por qué se volvió tan popular!

Teteria Enjoy / Hookah  / ¡Historia de la cachimba y por qué se volvió tan popular!
History of the Hookah

¡Historia de la cachimba y por qué se volvió tan popular!

La cachimba es un aparato para fumar que emerge de las tradiciones del Medio Oriente que ahora se ha vuelto popular en todo el mundo tanto para estudiantes de la facultad como en bares de cachimba, de manera similar. El término cachimba se refiere tanto a la actividad como al aparato utilizado para fumar una mezcla de tabaco aromatizado, shisha o maasal. Lo que hace que la shisha o maasal sea única en el tabaco es que está mezclada con endulzantes tales como fruta disecada, melazas o miel para añadirle sabor adicional a los vapores de humo producidos.

La hookah misma es una tubería de agua con un diseño intrincado diseñado teniendo en mente la recreación y la socialización. Tradicionalmente, un grupo de amigos o miembros de la familia se sienta alrededor de una cachimba con fines recreativos, pasándolo lentamente de una persona a otra. Es un error muy común asociar a la cachimba con drogas ilegales y narcóticas, pero este no es el caso. De hecho, la cachimba apareció en las prácticas culturales del sur de Asia y el Medio Oriente tanto en las clases altas acomodadas como en las elites intelectuales. Aunque la cachimba ahora es reconocida a nivel mundial como una actividad exótica de tabaquismo, sus orígenes y diversificación a lo largo la historia de Asia, del Medio Oriente y del mundo enriquecen esta tradición internacionalizada de fumar con anécdotas interesantes y matices culturales.

¿Qué es una cachimba?

Una cachimba puede ser un aparato simple o de varios tallos para vaporizar y fumar tabaco aromatizado. Tradicionalmente, las cachimbas estaban hechas de vidrio, aunque también pueden encontrarse hechos de latón, otros metales o cerámica, y pueden estar adornados con pinturas ornamentales y diseños intrincados.

Las cachimbas de los tiempos modernos son típicamente objetos oblongos que se ven similar a la base de una lámpara de vidrio sin tulipa. Aunque son peculiares en apariencia, se pone en el diseño un sorprendente volumen de ingeniería y física. Su mecanismo opera por medio de la succión, pasando vapor o humo a través de una cámara de agua al fondo de la vasija. La succión se propulsa por medio de una pajilla utilizada por los fumadores de la cachimba. Dentro de la cachimba, se posicionan las brasas para generar calor a través de la succión. Estas brasas generalmente se cubren con un filtro, que puede ser una malla metálica o una hoja perforada, y se activan cuando el fumador aspira aire a través de las pajillas de fumar, estimulando la producción de vapor. Con el aire que pasa, las brasas calientes emiten humo, que se impulsa hacia abajo e ingresa al recipiente cubierto de agua.

En consecuencia, el humo que se eleva a la superficie del agua dentro de la vasija es vapor, y luego se abre camino hacia arriba a través de la tubería y es aspirado hacia la boca del fumador a través de las pajillas de fumar. Algunas cachimbas también incluyen una válvula de escape para eliminar el exceso de humo y generar un vapor más limpio antes de la próxima inhalación.

¿Cuáles son los orígenes de la cachimba?

A fin de reconstruir la historia de la cachimba, el concepto de cachimba se origina en torno a las costas de la India y Pakistán durante el siglo dieciséis. Lingüísticamente, el mundo moderno puede encontrar las raíces de la palabra hookah en la palabra “huqqa” en Hindi-Urdu, que fue el término original utilizado para el artefacto para fumar. Aunque se utilizaron diferentes nombres, se han encontrado artefactos similares para fumar a través de la historia de las culturas del sur de Asia y el Medio Oriente. Por ejemplo, en árabe se llamó lo argileh, y en persa se lo llamó shisha. Las revisiones de la historia de la shisha, los orígenes del hookah y la emergencia de su nomenclatura más coloquial demuestran que la expansión y popularización de la tradición de la cachimba fue tanto como ritual cultural y como pasatiempo tanto en el sur de Asia como en el Medio Oriente.

Las cachimbas aparecieron por primera vez en la tradición occidental cuando los misionarios católicos romanos llegaron al sur de India para convertir a los indios nativos al catolicismo a mediados de los 1500s. Los misionarios se llevaron tabaco consigo y se lo mostraron a Akbar el Grande, el emperador mongol de la región. Ahí fue cuando se inventó la cachimba para fumar tabaco. No obstante, los eruditos de la historia del Medio Oriente con frecuencia discrepan indicando que se han encontrado dispositivos similares para fumar en otras culturas en tiempos anteriores. Los especialistas en la historia de la shisha señalan que la poesía clásica persa en particular hace alusiones a dispositivos para fumar similares a la cachimba. Sin importar el lugar, está confirmado que el tabaco no fue popularizado en estas regiones hasta el período de colonización europea.

Si fumar con cachimba en realidad existía como práctica cultural antes del período colonial, los investigadores creen que probablemente se fumaran otros materiales orgánicos. Estos materiales incluyen cannabis, opio y otras amalgamas de hierbas. Inicialmente, fumar con cachimba estuvo limitado a la elite, incluyendo la nobleza, los intelectuales y los líderes religiosos. Fumando con cachimba, estas figuras eran capaces de purificar sus mentes, reflejar y pensar en profundidad sobre asuntos políticos, sociales y filosóficos con vistas a llegar a soluciones introspectivas. De manera anecdótica, se dice que la utilización de la pipa de agua ha sido implementada como práctica cultural para purificar el humo antes de su inhalación, inspirando así una reflexión más profunda. A pesar de la veracidad de los auténticos orígenes de la cachimba, pueden encontrarse registros de fumar cachimba en la historia de la India, Pakistán, Turquía, la mayoría de las naciones del Oriente Medio, Asia Central y partes de Norteamérica con influencia arábiga.

Turquía en particular es responsable de integrar la cachimba como una actividad de ocio adicional para utilizar en las cafeterías. De hecho, la implementación turca de la cachimba ayudó a popularizar la tradición, ubicándola en manos de un rango más amplio de clases sociales. Durante la implementación original de la cachimba en las cafeterías, los camareros eran muy respetados por su capacidad para preparar hábilmente el tabaco para fumar en la cachimba. Los patrones pasarían horas descansando en cafeterías, bebiendo café y fumando cachimba como forma de relajación y para discutir sobre política y sucesos locales.

¿Por qué la cachimba es tan popular hoy?

En tiempos modernos, fumar cachimba se ha llegado a popularizar en todo el mundo. Los bares de cachimba prevalecen en las grandes ciudades y en áreas suburbanas. Las tiendas de tabaco y shisha también son un lugar bastante común en todo el mundo. De hecho, muchos estudiantes en edad universitaria eligen comprarse sus propias cachimbas en tabaquerías para fumar cachimba de manera independiente o con un grupo de amigos. La razón de la popularidad de la cachimba puede atribuirse a varios factores. Por empezar, se percibe como exótico. Habiendo surgido en tradiciones no occidentales, fumar cachimba lleva consigo una onda alternativa. El hecho de que no toda la gente esté al tanto de la historia de la cachimba significa que solamente ver una cachimba puede provocar curiosidad y fomentar la conversación entre pares. Es más: fumar cachimba todavía mantiene su herencia como actividad social, y como tal, los grupos pueden reunirse en torno a una cachimba y utilizarlo para conversar, relajarse y distenderse.

Además, a veces los jóvenes desean esa onda de cafetería y el entorno informal de los establecimientos de cachimba. Aquellos que desean participar en las actividades de vida nocturna pueden preferir en realidad la atmósfera tranquila de un bar de cachimba para evitar el ruido y la naturaleza agitada de pasear por clubes nocturnos y tomar alcohol. Por último, debido a que la cachimba utiliza tabaco puro y natural sin químicos ni aditivos adicionales, se percibe como una actividad que crea menos dependencia y por lo tanto es menos dañina para la salud de uno que fumar cigarrillos tradicionales.

Aunque ha aumentado su popularidad en todo el mundo, fumar cachimba todavía trae cierto aire exótico que lo hace único como pasatiempo y actividad recreativa. Apreciar los orígenes culturales de la cachimba solamente resalta su gracia, dilucidando algunos de sus mitos y preconceptos comunes e invitando a los novatos a experimentar con la cachimba por su mérito cultural.